Friday, December 12, 2008

Cálido frío del norte


"Hace un frío intenso en Donosti. Un domingo cualquiera de febrero se aposenta en el calendario. El cielo tiene un gris pálido. Aquel grisáceo que apunta a nieve. Un hombre, con bufando color vino calada al cuello, pasea por las callejuelas del casco antiguo. Aquellas que tanto han vivido con las suelas de sus zapatos reposando sobre sus adoquines. Entra en aquel pequeño bar de siempre. Donde el café es ligeramente amargo y el ambiente ciertamente agradable. Se friega las manos al entrar, y resopla encima de ellas para sacudirse el frío, que ha dado un color rosáceo a sus dedos. Piensa en el final del invierno y en el clima del norte.
Su codo derecho descansa en una mesa cuadrada. Suena un disco de ‘La Buena Vida’ y entonces toma conciencia de si mismo. No consigue recordar en lo que pensaba. El pop donostiarra esparce sus notas coloristas por la cafetería y la cara de ella se le aparece casi instintivamente. Recuerda su sonrisa de media luna; su gracia al caminar. También sitúa la mente en el día que ella lo abandonó. En sus palabras de despedida, más o menos estudiadas y pronunciadas con exactitud. Sus sienes se aprietan al pensar en ella. En la manera como marchó.
El frío del norte se la había llevado y él quedó allí, solo. Ese frío húmedo que se inyecta en los huesos. Aquel que huele a norte y parece limpiar el ambiente como un paño húmedo. El clima intenso de invierno que te regala aquella sensación de abrigo, de no estar muy lejos de casa.
La ciudad seguía callada. Pero ésta era cómplice de un frío que él sabía se había llevado a su chica. Donosti sigue callando y sigue albergando dentro a su cálido frío. Aunque nadie sepa nada."

àudio: le mans: canción de puede ser

2 comments:

Gonzalo Marchena said...
This comment has been removed by the author.
Gonzalo Marchena said...

Elegí un buen día para volver por lletraferit. Referencias a Donosti, buen tono y mejor texto. Eskerrik asko